Abonate a la newsletter de borders-collies

🐶 Guau! Bienvenid@, no te pierdas ninguno de nuestros articulos.

Los 4 errores que no debes cometer si tienes tu primer perro

Los 4 errores que no debes cometer si tienes tu primer perro

26 Sep 2017

Comienza a trabajar con tu nuevo cachorro o perro tan pronto como lo tengas. Esto te ayudará a conseguir que se deje cortar las uñas, visite tranquilo al veterinario o vaya al peluquero.

Me encanta conocer a dueños de perros primerizos. Estan super ilusionados con sus crías - o sus perros adultos, si los han adoptado de un refugio. Por eso hoy voy a hacer lo posible para asegurarme de que vas por el camino correcto con tu nueva mascota.

Hablando con ellos, veo los mismos errores una y otra vez. Probablemente no parezcan errores, especialmente para un nuevo papa de perro, pero seguro que pueden causar problemas con la salud y el comportamiento de un perro a largo plazo.

Si acabas de adquirir un perro o conoces a alguien que lo haya hecho, aquí te cuento cuatro errores comunes que los dueños primerizos de perros hacen y cómo corregirlos.

Lo que no se debe hacer

1. Esperar a que surjan las situaciones.

Los perros necesitan mucha manipulación a lo largo de sus vidas. Tendrán que ir al veterinario, a la guardería o al peluquero. Encontrarán a niños, vecinos y extraños que quieran acariciarlos, con permiso, por supuesto. Necesitan tener sus dientes cepillados y sus uñas recortadas, y es probable que tengan que tomar pastillas u otros tipos de medicamentos.

Lo mejor que puede hacer para preparar a tu perro para toda esta atención necesaria es conseguir se acostumbre a que le toquen en cualquier parte, incluyendo sus patas y más áreas privadas.

Esto es algo fácil de practicar todos los días, especialmente cuando son jovenes. Mientras él está acostado a tu lado o en tu regazo mientras ves la televisión, toca sus patas, agarrándolas con firmeza pero dulcemente. Mira dentro de sus oídos. Levanta su cola y revisa su trasero. Golpea suavemente su vientre y dale una vuelta al área de la ingle. Levanta sus morros y mira sus dientes. Esta es también una buena manera para que puedas aprender lo que es normal para que pueda controlar su condición corporal y detectar problemas temprano.

Comienza a cepillarle los dientes pronto. Cuanto antes esté acostumbrado a ello, más fácil de aceptar será para él. Lo mismo con cortarle las uñas. Puedes hacer una o dos uñas al día y cortar un poquito solo. Ten cuidado de no ir “rápido”.

Para que se acostumbre a tomar medicamentos daselos mezclados con queso o con golosinas, como si fuera un premio, así se los comerá más fácilmente.

2. No medir los alimentos.

Por supuesto es importante para los cachorros crecer, pero no queremos que crezcan demasiado o demasiado rápido. Eso puede ejercer una presión indebida sobre su estructura musculoesquelética aún en formación, lo que puede llevar a problemas ortopédicos más adelante en la vida.

Habla con tu veterinario sobre el mejor tipo de comida para tu perro. Las razas grandes pueden beneficiarse de dietas que permiten un crecimiento lento pero constante, mientras que los perros pequeños tienden a necesitar alimentos densos en energía. En cualquier caso, es importante medir el alimento de tu perro y darlo en momentos específicos en lugar de la alimentación gratuita (dejar la comida todo el tiempo). Esto ayuda a asegurar que no coma demasiado y tenga sobrepeso.

3. No usar puzzles de comida.

Una buena manera de ejercitar el cerebro y el cuerpo de tu perro es alimentándolo con un rompecabezas de alimentos o un dispositivo de distribución de alimentos. Medir la cantidad adecuada de alimentos, colocarlo en el juguete y verlo “cazar” sus comidas empujando o manipulando el juguete de otra manera para obtener la comida. Esta es una gran manera de mantenerlo ocupado mientras estás en el trabajo y para asegurarse de que recibe algo de actividad física y estimulación mental.

4. No tomar en serio la formación en casa.

Una de las razones más comunes por las que los perros son entregados a los refugios es por problemas de conducta, y uno de esos problemas ocurren en la casa. Eso es desgarrador porque es un problema que se puede prevenir. Todo lo que se necesitas es organización, coherencia (como comenta la adiestradora canina Cathy Blanc), alabanza y recompensas.

Saca a la calle a tu perro en momentos específicos: la primera vez después de despertarte, después de cada comida, después de jugar y justo antes de acostarse. Después de que tu perro haga sus necesidades pasa un poco de tiempo jugando con él, sino no querrá hacer pipí y caca de inmediato si todo lo que vas a hacer es arrastrarlo de vuelta a casa una vez que haya terminado.

Cuando estés en la casa, evita accidentes. No dejes a un perro joven o nuevo toda la casa para él de inmediato. Manténlo donde puedas verlo. Si no puedes vigilarlo, pónlo en su cesta o su camita, o una pequeña habitación a prueba de perros (quizás la cocina). A medida que se haga mayor, será más físicamente capaz de mantener su orina y heces durante períodos más largos. También habrá aprendido que llega a salir en momentos específicos.

Espero que os hayan gustado estos consejos. Si queréis añadir alguno otro escribeme a hola@borders-collies.com

Si te ha gustado lo que te hemos contado comparte este artículo con otros fans del Border Collie 😃 y siguenos en nuestra página de Facebook.

Estamos en contacto

— Sara de borders-collies.com